Hace un año y algunos meses, fui al centro cultural telmex, a ver este musical. Quede con muchas ganas de regresar a verlo, ya que desde la ultima fila de ese teatro, no se aprecian muy bien las cosas. Por cerca de un año lo postergue y hasta ayer se me hizo volver a verla. Ahora en el Auditorio Nacional, cuya ultima fila se vería mucho mas decente que en el teatro de telmex.

Así que con mi dinero en mano fui a pararme al Auditorio Nacional, que por primera vez de las pocas veces que eh ido, había alfombra roja. Supongo que la socialite del rock de televisa estuvo ahí o algo así. Tras conseguir boleto, subí al segundo piso del auditorio. Ah de ser como un recuerdo mental para los asistentes “toma, por jodido te tocan tantas escaleras”. Digo, me gusto el musical cuando lo vi pero no es para pagar 900 por verlos en nivel preferente. No es para tanto, la verdad.

Desde ahí me quede un par de minutos viendo que personalidades pasarían por ahí. Fuera de un grupo de chavos que tenían facha de tocar en algún grupo de punkpop (?), una chaparrita piernuda (su cara apenas se veía… jajaja) y un par de travestis (creo que era Carmen Salinas y sus bugambilias… ni idea); pocos llegaron (a tiempo).

Y aunque el taquillero decía que ya no había boletos solo en preferente, el lugar se veía vació. Después de la hora marcada (como siempre) apareció un río de gente y lleno el lugar. Pinche impuntualidad (cof cof cof).

El escenario es similar al usado antes, pero mas compacto. Desde el principio hay cambios en el guión, algunos personajes cambiaron de ‘personalidad’ (por así decirlo… pobre Venancio). Algunas canciones también fueron eliminadas, creo que fueron: Maquillaje, Hawaii-Bombai (que dejo un hoyo en el argumento), Lia, Eugenio Salvador Dali-Laika (que bueno, esa parte era malísima). También mocharon a un personaje (y creo que por eso el cambio de personalidad de Venancio), pero eso apenas se noto. Sigo pensando que mi personaje favorito es El Chakas (genial!).

El ambiente en preferente se veía animado. Todos parados y bailando. En segundo piso resultamos mas fríos y lo presenciamos todo sentados jajaja.

La sorpresa la dio Nacho Cano al aparecer tocando el teclado durante un ratito (creo que fue en el 7 de septiembre). Para el final reaparecido para agradecer al publico…

Y pues aunque estuvo recortado el musical, duro dos horas y media (y sin intermedio :o ). Al final salí satisfecho. Yo sigo esperando poder ver algún día a Mecano, pero creo que no se unirán a la moda de los reencuentros.