Aunque salió hace ya casi 4 años, apenas pude jugarlo. Y bueno, Mario 64 es de uno de mis juegos favoritos del fontanero, así que no podía dejar de jugarlo en cuanto lo tuviera.

Mas que obvio era el hecho de que el remake iba a ser difícil. La potencia de la (grandiosa) N64. El control… no fue fácil. Gráficamente esta muy bien, a pesar de que la DS no sea el top en potencia (el PSP fue el vivo ejemplo de que no son necesarias gráficas pedorras para una portátil), esta versión se ve igual de bonita como la original.

Lo del control si estuvo denso. El stick análogo del N64 es de lo mejor y nomas no lo pudieron adaptar bien. Tan bonito que es correr y caminar con el simple stick, ahora hay que presionar un botón para hacer dash… y pues cuando quieres correr, saltar y patear (je, al mismo tiempo) pues se pone feo el asunto. También se puede usar la pantalla táctil para mover al personaje (por que ya no solo se puede usar a Mario), pero es medio tedioso tener que estar con la plumilla de fuera

Algo que era genial en Mario 64 es que solo te tienes que dedicar a juntar las estrellas y vencer a Bowser. En esta versión, empiezas siendo Yoshi y tienes que rescatar a Mario para luego hacer lo mismo con Luigi y con Wario (?). Como que esto ultimo mas en onda ‘aventura’ no me acaba de convencer. Tener que usar a algún personaje en especifico para una estrella en especifico, tampoco me atrae mucho.

Aunque con el tiempo, eh ido disfrutando del juego, aun con sus diferencias de con el (genial) original. No se puede todo en la vida, jajaja.

Si, viejito, pero apenas lo ando jugando. Quizá pronto lleguen reseñitas de Resident Evil 4 (hasta donde voy, esta muy bueno) y Silent Hill (apenas lo retomare… creo).

Ja, lo mas seguro que mi reseña de Super Mario Galaxy llegue en unos 5 años… lol