Propiamente (y sentimentalmente), esta reseña no comenzó el 15 de Marzo del 2009.

Para mi, empezó mucho antes. Mucho, mucho antes. Quizá no ese domingo por la tarde en el que mi primo me dio a conocer a Radiohead. Seguramente esta reseña comenzó en alguna de esas noches en las que en sueños imaginaba el día en que la banda vendría a México.

En ese entonces, no conocía a mucha gente que le gustara Radiohead y me imaginaba que si algún día regresaban (las leyendas urbanas de su visita a México eran la cruz de los que los esperábamos) lo harían en un lugar pequeño. Y me imaginaba el Teatro Metropólitan. Claro, ahora son miles de veces mas populares y la sola idea de imaginarlos en un Metropólitan es una nimiedad.

Lo que si permaneció en el tiempo entre mis vagos sueños y la realidad, fueron las inmensas filas de fans. Si había pocos fans en ese entonces, los que habían tenían un pedo obsesivo tirandole a enfermo. Recuerdo la vez que fui a la venta nocturna del Amnesiac y hubo gente que había pernoctado. Por un disco. Ni siquiera por un concierto, por una firma de autógrafos. No! Por un álbum, que si ibas después, aun encontrabas la (hermosa) edición especial.

Recuerdo los podcast del Sopitas (o eran del pocas? Siempre los confundí) donde desmentía los eternos rumores del regreso de Radiohead. !NUNCA VENDRAN!. Y ahí venia nuevamente la leyenda urbana de aquella primera vez. Claro, si tienes los medios (algunos lo llaman fanatismo, aunque tiende mas a ser un pedo económico) para irte a verlos a cualquier otra parte del mundo, los que esperaban el regreso eran poca cosa.

Y a años de eso, por fin llego el día en el que muchos seguidores por fin veríamos a Radiohead.

Esta vez, y contrario a lo que hago siempre en los conciertos, me di mi tiempo para llegar. Para ir a ver en el tianguis que ofrecían. La iconografía de la banda me encanta. Y si, me lleve un par de llaveros. Las playeras como que no me acabaron de convencer. Adentro, habría playeras de W.A.S.T.E a precio que solo un fan (con dinero) podría hacerse de una. Eso si, dejaban claro que la playera estaba hecha de manera ecológica.

Pasadas de las siete, ya estaba en mi lugar. A pesar de que el ticket anunciaba el concierto a las 8, el lugar se veía un tanto vacío. Raro para ser domingo. Y a una hora del inicio.

Al diez para las ocho, las luces se apagaron y apareció Kraftwerk.

Estaba preocupado por el sonido. Días antes, con Iron Maiden, hubo un sonido feo. Tenia miedo que ‘el viento’ hiciera de las suyas nuevamente. Pero ya lo habia dicho antes y en esta ocasión se confirmo. Si la banda tiene ganas de ofrecerle a su publico un buen sonido, lo hará. Si fueron a ver a Roger Waters, saben de lo que hablo.

Regresando a Kraftwerk, me sorprendió que les dieran una hora. Y la ocuparon muy bien, interpretando mas de diez canciones. Entre ellas, mi gran favorita Autobahn. Donde se pudo apreciar un fino sonido cuadrafónico. O quizá fue mi imaginación ;) .

Todas las fotos, cortesía de mi cuate Krudo

Aunque al principio el publico reacciono bien con ellos, el animo se fue apagando. Ya así para The Robots, como que no muchos se dieron cuenta de los robots en el escenario. Espero que regresen, para ver completo su set. A ver si es cierto todos los que según fueron solo a verlos a ellos y no a Radiohead.

Durante los poco mas de cuarenta minutos que hubo entre Kraftwerk y Radiohead, se fue llenando el Foro Sol. A ritmo de Reggae, iba llegando mas y mas gente. No sobraron tantos boletos como parecía. Eso o los revendedores se pusieron a regalarlos. De hecho, esta vez no curiosee con ellos el precio en reventa. Será para el concierto de hoy.

Se apagan las luces. Gritos. Lagrimas caen.

El sueño se cumplió. Radiohead esta frente a nosotros. Y para abrir, la canción que abre In Rainbows. 15 Step. El sonido es perfecto. A los lados hay un par de pantallas que muestran algunos ángulos de la banda. La escenografía, que a estas alturas se ve sencilla, consiste en un arreglo de leds. Faltaba lo mejor.

Repito, el sonido impecable. Cuando se quiere, se puede.

El arreglo de leds nos fue presentado formalmente en The Gloaming, al dejar caer lluvia sobre escenario. Impresionante. Thom Yorke daba las gracias y saludaba. Frío, pero honesto. No había necesidad de algún discurso sobre su ausencia.

Aunque no tocaron nada de la época del Pablo Honey, creo que les fue bastante bien a los fans del The Bends. Pareciera que celebrando que cuando vinieron a México por primera vez estrenaban My Iron Lung, aquí algunos años después, la interpretaron. Otra gran sorpresa de ese mismo álbum, fue Fake Plastic Trees. Ja, cuando tocaron Just, esperaba a que de pronto la gente se tirara al suelo. Pero no :( .

Setlist

  • 15 Step
  • Airbag
  • There There
  • All I Need
  • Nude
  • Weird Fishes/Arpeggi
  • The Gloaming
  • The National Anthem
  • Faust Arp
  • No Surprises
  • Jigsaw Falling Into Place
  • Lucky
  • Reckoner
  • Optimistic
  • Idioteque
  • Fake Plastic Trees
  • Bodysnatchers
  • Videotape
  • Paranoid Android
  • House Of Cards
  • My Iron Lung
  • Street Spirit (Fade Out)
  • Pyramid Song
  • Just
  • Everything In Its Right Place

Algo que ya estaba cantado, era que tocarían en su totalidad In Rainbows. Dentro de la discográfica de Radiohead, no es de mis favoritos. Aunque esta noche, me gusto mucho, mucho mas. Aunque aun no entiendo como House Of Cards es mas popular que Videotape.

Cuando llegue al foro sol, vía metro, habían unas cartulinas anticipando que el metro cerraría a las 11. Supongo que eso hizo que varios salieran huyendo del lugar poco antes de esa hora. Ellos se lo pierden. Cinco minutos antes de las once llegaría el primer encore, que fue Videotape.

Ambos encores estuvieron llegadores. Por un lado Street Spirit y justo después, Pyramid Song. ¿Qué mas se podía pedir? Y llegaba Just. Y llego Everything In Its Right Place. Y así como vino el concierto, se fue.

Gracias Radiohead, no me fallaste.

No matter what happens now
You shouldn’t be afraid
Because I know today has been
The most perfect day I have ever seen