Todas las fotos del (genial )Gallo Ibérico

Antes me gustaba llegar temprano al Circo Volador para poder “alcanzar un buen lugar”. Actualmente, me gusta llegar entre una hora u hora y media. Y bueno, nunca me hubiera imaginado llegar ‘tarde’ y encontrarme con la enorme fila que había en ese momento. O quizá haya sido el hecho de que en esta ocasión la fila fue del Circo Volador al Eje 3. Y no a la calle aledaña al Circo.

Total, que después de estar en la fila casi una hora, por fin llegue al acceso del Circo Volador. Quería ver las playeras que normalmente vende Rock Dreams, pero esta vez, no hubieron de ellos. Pero habían unas de Tool que estaban de huevos. Claro, a precio de internet, con todo y envío, jajaja.

Adentro estaba lleno. Claro, con un Sold Out, esto no le sorprendería a nadie. Ya tenia un buen rato que no veía el Circo Volador a reventar. La neta, que gusto. Ahora bajaron la consola del pasillo a la zona sin butacas. Acostumbro quedarme por ahí, en la consola, pero esta vez tuve que moverme un poco. De por si estaba atascado y luego el barandal de la consola. Lo bueno es que encontré un buen lugar donde poder observar el concierto. Los escalones del Circo Volador permiten una buena visibilidad. Mientras tanto, mas y mas gente entraba.

Siempre se me ha hecho curiosa la eleccion de musica que ponen antes de cada concierto. He escuchado a Ayreon, a Porcupine Tree… antes de Nightwish pusieron Can’t take my eyes off you con Andy Williams. En esta ocasión, andaban de rockeritos con ondas tipo Interpol. Un tanto extraño el previo a Opeth.

Poco antes de las ocho, comenzaron a revisar los instrumentos, el audio y algo de la iluminación. A mi lado tenia al de las luces que estaba risa y risa al ver como la gente gritaba cuando le movía a las luces.

A las ocho, puntualmente se apagaron las luces.

La encargada de abrir el concierto fue Heir Apparent. Simplemente impresionante. Lo repito, cuando se quiere tener un buen audio, se logra. No importa que el Circo Volador sea… el Circo Volador. Algo que me hubiera gustado mucho, es que juntaran Coil con Heir Apparent, como en el álbum. Cuando escucho Watershed, es como si las dos fueran solo una. Y así.

Para la tercera canción, Mikael Åkerfeldt Piñata González saludo al publico con una gran sonrisa. Parafraseandolo, prometio una noche de rock de la vieja escuela. Y por momentos, así fue.

El momento de la noche se dio con Closure, a la cual añadieron un Jam bastante sabroso. Uff, y el final con el publico coreando fue algo bastante sorprendente. Tanto así que en palabras de Mikael Åkerfeldt Piñata González, lo pusieron horny. Ja. Fue algo simplemente memorable.

Piñata Gonzalez tuvo bastantes momentos cómicos con el publico. En algún momento, se puso a tocar algunos intros de clásicos de Rock. Digamos que todo comenzo con Stairway to Heaven, paso por Smoke On The Water y termino con Martín Méndez ejecutando La Bamba.

Cerraron el set principal con The Lotus Eater. Y yo en éxtasis.

Al regresar, Mikael Åkerfeldt Piñata González pidió a los asistentes que hicieran un headbanging… sin música, ni nada de fondo. Y aunque extraño, asi fue. Todo el Circo Volador haciendo headbanging sin música, para la videocámara del Señor Piñata. El siguiente éxito de YouTube.

Setlist:

Heir Apparent
Ghost Of Perdition
Godhead’s Lament
The Leper Affinity
Credence
Hessian Peel
Closure
The Night And The Silent Water
The Lotus Eater

Encore

Deliverance

Fue un concierto muy muy MUY bueno. Si dudan en ir, no lo hagan y vayan. Dudo mucho que se arrepientan. Opeth ofreció calidad en cualquier sentido que le encuentren. Por mi parte, repetiré la experiencia de nuevo esta noche. El Señor Piñata prometio un setlist diferente.

Estoy seguro que será otra gran noche en el Circo Volador.

Reseña del segundo concierto

Fotografías del Gallo Ibérico: