Todas las fotos son de eljerrywhite

Gracias V.

Reseña del primer concierto

Después del (perfecto) concierto que dio Opeth el domingo, la idea de repetir no era desquiciada. Al contrario, teniendo en mente que Mikael Åkerfeldt (antes llamado Piñata González) había asegurado un setlist diferente. Quizá en esta ocasión interpretaban aquella que en el primer día falto. Tremendo gancho para los fans.

Al llegar al Circo Volador encontré una gran fila. No tan larga como la de un día antes, pero si era algo considerable. Algo que no comente en la reseña pasada, es que mientras esperaba en la fila y como si ya supieran por quien ir, una patrulla se detuvo y agarro a un par de tipos (que venían de provincia) que estaban tomando en la fila. Espero y estén bien.

Regresando al segundo concierto, al entrar al circo el lugar estaba a menos de la mitad de su capacidad. Aunque todavía era temprano y muchos estarían por llegar, casi rozando la hora de inicio. Ya para las ocho, la parte baja estaba como a tres cuartos, pero la parte de butacas estaba mas bien vacía. De fondo sonaba Nirvana.

El ritual del día anterior se repitió. Llegaron los ingenieros a la consola (ahora si alcance lugar enfrente de ella), los del staff revisaron los instrumentos y los de seguridad lampareaban las cámaras que de pronto aparecían. Al menos esta vez no lo hicieron al apagarse la luz y defender lo indefendible. Los celulares con cámara han invadido los conciertos de forma masiva.

El intro suena y la banda aparece en el escenario. La cancion con la abren es de nueva cuenta Heir Apparent. Nuevamente el sonido es perfecto. La iluminación es perfecta. La ejecución no se queda atrás. Aunque ya había estado ahí, lo disfrutaba como si fuera la primera vez.

El primer cambio al setlist fue la salida de Ghost Of Perdition por The Grand Conjuration. Al terminar, agradece al publico. Se le muy contento. No dudo que en Monterrey la respuesta también haya sido grande, entonces llevaban ya tres días de tener a un publico tan entregado. Repetirían Godhead’s Lament para después continuar con The Drapery Falls (¡ahora si!), que ocupo el lugar que un día antes tuvo The Leper Affinity.

Sobre el ambiente, es un tanto obvio que se iba a repetir la experiencia del día anterior, un Sold Out, en comparación a una entrada regular. Aun así, el publico se dejo llevar por todo lo que Opeth les ofreció. Calidad, en primer lugar. Y en serio, se agradece.

Demon Of The Fall sustituiría a Credence (un cambio bastante acertado), para continuar con Hessian Peel. Llegaba el momento de la canción que representaría a Damnation, mi álbum favorito de la banda. Como me hubiera gustado verlos durante la gira del Lamentations. La canción elegida fue Hope Leaves. Nada mal, aunque no es mi favorita de ese álbum. Al terminar la cancion, algunos corearon Damnation, y el Sr. Piñata pregunto si nos gustaba ese album. Claro que si A huevo! Y comenzó a interpretar Harvest. Apenas un fragmento, pero bueno, en ese momento creía que todo podía pasar y seguirla. Pero no fue así.

También tocaría fragmentos de Windowpane y de Burden. Como que si las eche de menos. A mi parecer son indispensables en un concierto de Opeth. Pero bueno, tomando en cuenta la duración de las canciones, no se pueden dar tantas complacencias. Que hablando de eso, el tipo de a lado no paro de pedir Harlequin Forest. La esperanza muere al ultimo. Aun cuando la canción del Ghost Reveries fuera la segunda de la noche. Al menos no pidió The Sound Of Muzak a mitad del concierto.

Cerrando el set principal, llegaron de nuevo The Night And The Silent Water y The Lotus Eater. No podía ser mejor.

Setlist

Heir Apparent
The Grand Conjuration
Godhead’s Lament
The Drapery Falls
Demon Of The Fall
Hessian Peel
Hope Leaves
The Night And The Silent Water
The Lotus Eater

Encore

Master’s Apprentices

La noche cerraría con un tema que aunque pareciera que seria de los mas pedidos, era opacado por su contraparte de la noche anterior. La elegida fue Master’s Apprentices. Un pequeño moshpit se realizaba al centro y al frente del escenario. Por un momento los de seguridad no se dieron abasto con los que volaban hacia el escenario.

Es difícil elegir una noche de las dos a las cuales fui, pero creo que la primera seria la ganadora. El cierre de Closure, los intros clásicos… Aun así, la segunda noche tuvo lo suyo. Eso sin dudarlo.

Estando en Marzo es arriesgado decir que estas dos noches fueron lo mejor (en cuestión de metal) del año. Pues va, me arriesgo. Opeth dejo muy alta la batuta. A ver quienes la logran alcanzar…